domingo, abril 8

Just be true to who you are

Ayer tuve una larga charla con mi prima acerca de lo que era hacer valer tus decisiones. Las decisiones son lo que nos hacen lo que somos, nos forman, y por eso mismo hay que seguir nuestros instintos. Pero yo considero que hay varias personas con personalidades muy débiles que cambian de opinión o siguen a los demás. Yo seré una persona sensible, comprensiva, pero no soy una mina fácil de convencer. Yo respeto mis opiniones y siempre voy a defender lo que pienso, mi prima también es así. Por eso mismo cuando alguien se enoja conmigo por algo que yo pienso, espero que esas personas recapaciten y me vengan a pedir perdón ellas. Eso es algo de lo que siento orgullo por mi misma, una de las pocas cosas realmente. No soy una resentida ni una orgullosa, es más, casi siempre soy yo la que le pide perdón a las personas, pero en esos casos no. Tengo mis cosas malas pero yo sé que soy una buena persona, y cuando te digo que estoy en las buenas y en las malas es porque estoy en las buenas y en las malas, en serio. Y no siento como una carga ayudar a otras personas, ni espero nada a cambio. 
Cuando la perdoné a Brenda, había personas que literalmente me decían "yo no puedo creerlo, después de todo lo que te hizo". Y la verdad es que fue una basura conmigo, me hundió, me hizo querer hacer cosas horribles conmigo misma...pero yo la perdoné. No lo olvidé, pero la perdoné, porque yo valoro cuando una persona viene a pedirme disculpas, no importa cuán hija de puta haya sido conmigo. Si pide perdón...es por algo. Todos merecemos una segunda oportunidad, y además siento que eso me fortalece como persona. Soy buena, y si me odian, a la larga se van a dar cuenta lo que valgo como amiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario