viernes, abril 20

The frog prince

Sinceramente no puedo explicar lo feliz que me siento hoy. Hasta creo que tengo ganas de llorar.
Primero, cuando mamá me estaba llevando al colegio, de la nada anunció eufóricamente: "Nos vamos a Disneyworld!" No puedo creerlo, hacía tanto que tenía ganas de viajar, y pienso que esta experiencia va a ser hermosa para todos. Primero, porque no vamos a Estados Unidos desde 1999 y segundo, porque Disney es una oportunidad perfecta para alejarme de todo, divertirme y pasarla bien con mi familia, que es lo que más amo. Así que, todavía no tenemos una fecha pero posiblemente sea en el verano. Ojalá no se suspenda por nada, pero es lo que más tengo ganas de hacer, y desde el viaje a Europa, se volvió como una droga.
Segundo, hoy salgo con mis compañeras de la primaria a una fiesta del colegio. Me pone genial que ahora, antes de salir, los nervios no me atacan tanto como antes, y por lo tanto, la paso mejor. Antes de ir al boliche, vamos a hacer una previa con toda la promoción y va a estar buenísima. Después cuento cómo me fue.
Tercero, lo mejor para el final. Él, yo. Juntos. Hablando, cantando, gritando, riendo. Tan cerca que no sé cómo no se dio cuenta lo mucho que me costaba respirar. Me terminé de convencer a mi misma de ir a la fiesta con un "SI ÉL SALE, YO SALGO".

No hay comentarios:

Publicar un comentario