sábado, marzo 17

My reason to live

Todo el mundo se pregunta en un momento "¿Qué estoy haciendo acá?" "¿Cuál es mi razón de vivir?" Confieso que yo también lo hago pero finalmente siento que encontré la respuesta: yo vine al mundo a descubrir. A descubrir lugares, a descubrir personas, a descubrir virtudes y defectos, a descubrir experiencias y a descubrirme a mi misma. Vine a aprender el significado de luchar, de ganarse lo que uno quiere. No es algo fácil, especialmente si se tiene una personalidad como la mía, especialistas en el dolce far niente -la dulzura de no hacer nada- o si se creció en un contexto donde tus padres siempre te dieron todo lo que pudieron.
Me siento una exploradora. Tengo diez y seis años de los cuales pasé la mayor parte pensando en viajar y en cuál va a ser mi próxima aventura; cosa que no me sorprende, lo llevo en la sangre. Mis papás dedicaron mucho de su tiempo -y dinero- en viajar, simplemente por el placer de descubrir una nueva cultura. Viajar es un placer, pero uno al que hay dedicarle su tiempo y esfuerzo. La búsqueda del placer, para mi, siempre constó en viajar, pero luego me di cuenta que estaba equivocada. Obviamente tengo otros intereses como la música y los idiomas, pero nada es tan satisfactoriamente placentero como poner un pie en otro contexto -social, cultural, político, arquitectural y económico-
La verdad pura es que no puedo quejarme de nada porque, reitero, con sólo diez y seis años ya he puesto un pie en Estados Unidos, Brasil, Inglaterra, Francia, Italia y por supuesto, Argentina. Incluso sobrevolé África jajaja. Voy por más, voy por mucho más. Pero me cuesta. Me cuesta mucho hacer cosas por mi misma, ser independiente y tener iniciativa. Me da miedo el fracaso -creo que se nota-
No me siento más madura que los demás, para nada. Y tampoco quiero serlo. Pero siento que mis intereses van para otro lado, y no sé si eso es algo bueno o no tanto. En parte es bueno porque sé que en mi vida voy a ver el doble de cosas que algunos, si me lo propongo. Pero en parte siento que no estoy disfrutando al máximo de otros placeres de esta edad, ni de sus ventajas o de su entretenimiento. Tengo que dejar un poco de pensar y empezar a ser.
Como dije anteriormente, vine al mundo a descubrir, a explorar, a buscar. Y ahí es donde me planteo: explorar no es sólo viajar, creo que estoy confundiendo el término. Quizás el mundo no sea lo único que debo explorar, si no el hecho de vivir la vida y sus experiencias en las distintas edades. Eso es explorar. Explorar es un placer.
Como soy descendiente de italianos mi mamá me dijo que nuestras vidas se basan en la búsqueda del placer. No es algo normal en alguien en el auge de su adolescencia, pero ¿qué puedo decir? Soy edición limitada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario