lunes, marzo 12

Colapso mental 2012

Necesito gritar. La verdad que no puedo más. Hoy me puse a hacer un análisis de mis horarios y entre canto, inglés, la psicóloga, gimnasio, optativas, colegio y horas de estudio, estoy básicamente en el horno. Sumado a ello, todas las reuniones que vamos a tener para el viaje a Bariloche me hacen sentir que no voy a poder tener mis sagradas horas de ocio que, obviamente, se las dedico a la computadora. 
Voy a hacer esta entrada bien completa porque quizás durante el año no tenga mucho tiempo para estar en el blog *se corta las venas*. Hoy arranqué inglés y llegué tarde...bien la piba. ¿Es mi culpa que mi papá me avise 10 minutos antes que no me va a llevar? Durante la ida a la parada pisé barro por lo que me ensucié todo el pantalón, y cuando llegué a la parada donde me deja el micro, que queda a 10 cuadras del instituto, doblé en una esquina, me atropellé a un nenito que venía caminando a toda velocidad y me tuve que bancar la cara de orto de la madre del susodicho. Controlen a los pendejos en la calle.
Por suerte mi papá me fue a buscar, pero no pude evitar el sermón de haber llegado tarde. 
Mañana empiezo las clases. Coloquen una cierra eléctrica en mi cuello en este instante. A mi sola se me ocurre rendir el First Certificate el mismo año que tengo tres contraturnos semanales en la escuela. Para colmo sé que mi papá no me va a llevar a ningún lado y voy a tener que ir a todos lados en micro... y sabe cuanto detesto los micros.
¿ALGUIEN ME EXPLICA CÓMO VOY A HACER?
Chau, este año me llevo todo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario