sábado, febrero 4

Saturday

Nuevamente dos días sin una entrada, qué desastre.
Resulta que hoy en la comida, le volvieron a decir a mi hermano que coma despacio, y nuevamente se volvió a enojar. Lo entiendo, no le gusta aceptar sus problemas, pero más allá de todo, él es chico, tiene 12 años. Todavía no aprendió que hay que cerrar la boca y tragarte lo que te dicen. 
En parte lo defiendo, porque mi papá no tiene mucho tacto que digamos, entonces parece que todo lo que le dice se lo dice de malo. A mi me pasaba lo mismo, hasta que me di cuenta que todo lo que me decían, era por mi bien. No hay que ser tan orgulloso, una vez que empezás a aceptar que tenés un problema, recibir ayuda es lo más lindo que te puede pasar. Además cuando empezás a depositar tu confianza en los demás, los demás también te cuentan cosas, y te enterás de mil cosas peores que las tuyas, dándote cuenta que después de todo lo que te pasa no es tan grave. 
Amo a mi hermano, confío plenamente en él y sé que un día va a dejar de ser tan calentón. Todos deberíamos aceptar lo que nos pasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario