jueves, octubre 27

Nervios

¿Quién nunca en su vida sintió nervios? 
Tus manos sudan, tu cuerpo tiembla, tu corazón late a mil por hora y un nudo en el estómago aparece. Así se sienten.
Pueden aparecer cuando uno se enfrenta a algo que no conoce, cuando uno tiene miedo de los resultados de un cambio, cuando está por llegar algo tan esperado... o tan poco esperado.
Los nervios aparecen muy a menudo en mi vida. Es más: yo diría que son una característica importante. Soy una persona nerviosa, es algo que heredé ya que siempre estuvo muy presente en mi familia.
Me pongo nerviosa al hablar con alguien que no conozco, al saber que mis papás me van a retar por algo, me pongo nerviosa antes de una fiesta, de un cumpleaños; me pongo nerviosa antes de una salida con amigas, me pongo nerviosa al empezar un nuevo año, me pongo nerviosa al pensar en la facultad, hasta me pongo nerviosa antes de acercarme al espejo. 
En fin, todo me pone nerviosa, porque todos los resultados me dan miedo. 
Hay muchísimas personas que sienten eso, pero a mi los nervios me llevan a desistir. 
Cuando me invitan a una fiesta, mis nervios son tan letales que me obligan a no querer ir...y no voy. No me dejo llevar por esos latidos, y eso a veces me preocupa. ¿Cómo voy a conseguir algo si los nervios me detienen? Debería ignorarlos y seguir con lo mío, pero algunas veces son tan intensos que ni yo puedo controlarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario