sábado, agosto 20

When you're fifteen...

Si bien para mi cumpleaños de 15 no hice la fiesta (hice el viaje) obviamente lo festejé de una forma más pequeña e informal: en una quinta a la tarde.
De todas formas, fue el mejor cumpleaños de toda mi vida. En ese cumpleaños me di cuenta quiénes eran mis verdaderos amigos y quienes no. Quienes eran capaces de sacrificarse por mi, y quienes no. Quienes eran sinceros conmigo y quienes no.
Creo que cumplir 15 me cambio la vida. Sinceramente creo que desde el 22 de diciembre al 23, mi vida dio un giro de 360 grados y no estoy exagerando.
Ese cumpleaños fue el mejor que tuve, principalmente por la gente con la que lo celebré. Gracias por hacer de ese día, el mejor :) Creo que amigos míos eran solo 20, (familiares de sobra), pero eso no me importa porque sabía que a cada uno de esos 20, les importo algo. Pasé un día magnífico y quisiera volver a repetirlo. Ese día fui tan feliz... y ni hablar cuando me subí al avión. Irme del viaje fue la cereza del postre. Ahí aprendí a valorar más el trabajo de mis papás y a darme cuenta de lo que están dispuestos a hacer por mi (y por mis hermanos). Aprendí que sin fuerza de voluntad, no se logra nadaMe di cuenta de lo interesante que es conocer otras culturas. Me di cuenta que soy capaz de sacar al rededor de 100 fotos por día (jajaja). Me di cuenta lo que significaba extrañar a mis hermanos, mi casa, mi pieza. Me di cuenta que todos los días aprendía algo nuevo caminando por esas maravillosas calles. Estando allá me di cuenta que no podía quejarme de la vida que llevo. Me di cuenta que es posible enamorarse de una cuidad. En fin, ese viaje fue todo lo que necesitaba para ser feliz. Y esa fiesta fue todo lo que necesitaba para empezar a descubrirme a mi misma y a lo que me rodea.        
Al cumplir quince me di cuenta que los sueños sí se hacen realidad :)
















No hay comentarios:

Publicar un comentario