sábado, julio 16

Tomé el camino equivocado... una o dos veces.
Malas decisiones.... bueno, dan lo mismo.
Bienvenidos a mi ridícula vida:
Maltratada, fuera de lugar, incomprendida, la señorita "no, no me pasa nada". No hay manera de retroceder.
Equivocándome, siempre menospreciándome,  subestimándome. Y mirá, todavía estoy acá.
Es tan complicado parecer feliz, igual lo hago... Estar tan llena de odio es un juego agotador. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario