viernes, julio 29

Me sorprende mucho cómo un comentario puede llegar a dañarte de tal manera cómo para llorar por tanto tiempo.
Me sorprende que la gente que menos lo esperas puede llegar a decir cosas que te matan literalmente. 
No me arrepiento de haber leído eso. Creo que de cierta forma rara, me abrió los ojos a lo que el resto de mis personas cercanas pueden pensar de mi. Esos comentarios a veces te pueden hacer más fuerte, es cierto. Pero en el primer momento te duelen y mucho. 
Amo dormir y al otro día despertarme como si nada hubiera pasado. Cuando duermo, al otro día reflexiono muchísimo a lo que pasó la noche anterior.
Dormir y escuchar música son dos cosas que me sirven muchísimo.
Como no creo en ningún Dios, no sé a quién agradecerle que exista la música. Escuchar una canción en un estado de ánimo triste, te hace encontrarle otro sentido a las letras. 
Cuando uno se entera de cosas, como las que yo me enteré, te hace querer cambiar, para caerle bien a los demás, pero después de esto quiero que sepan algo: Nunca voy a cambiar. 
Y no lo digo por esto que ocurrió anoche. Ya escuché varios comentarios idiotas dichos por gente aún más idiota. A todos ustedes, que dicen cosas de mi, le digo que todo lo que les molesta, lo voy a seguir haciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario