viernes, julio 29


Creo que no puedo explicar con palabras lo que sentí cuando vi y toqué tu tumba, pensando que allí había un gran hombre.
Te admiro, desde la primera vez que escuché la historia de tu vida y abrí por primera vez "El fantasma de Canterville". Admiro mucho el hecho de que en aquella época hayas sido lo suficientemente valiente como para hacer público tu derecho a ser homosexual, sabiendo las consecuencias que eso traería. Admiro todas esas obras y novelas impresionantes que le diste al mundo, como "El retrato de Dorian Gray", "La importancia de llamarse Ernesto", "El principe feliz" y muchos otros más. Leyendo tu libro de frases "Nothing except my genius" no puedo entender como a un flaco de 30 años se le ocurrían todas esas cosas.
Te amo Oscar. Ojalá todos los ignorantes pudieran darse cuenta que más allá de la sexualidad, eras un genio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario